Depilación masculina

Si la presión social y las costumbres culturales hicieron que en la actualidad las mujeres no puedan concebir una vida sin estar siempre depiladas y ocultando esos momentos en los que el vello está en crecimiento, el tiempo ha logrado que los hombres también sucumban ante esta realidad.

Con un nacimiento en deportistas que lo hacían por causas extremas y necesarias para su desempeño en disciplinas como ciclismo o natación, la depilación masculina creció notablemente en los últimos años, ya que son cada vez más los hombres que visitan centros de estética con el objetivo de depilar su pecho, espalda, nuca o incluso, su zona genital o pelvis.

Cualquiera de los métodos usualmente descriptos para la depilación femenina puede ser ampliamente utilizado en depilación masculina, respetando siempre los tipos de piel, el grosor y color del pelo, y la sensibilidad de cada persona.

Según los especialistas, el vello de la espalda es el principal enemigo que los hombres buscan combatir para lograr una presencia más amigable a la vista de un tercero. Y el sistema más elegido para depilación masculina es el de depilación con cera, ya que mantiene un equilibrio entre costos y duración, que les permite aplicarlo a las grandes zonas que buscan depilar.