Depilación con cera

La depilación con cera arranca el pelo desde el folículo, por debajo de la superficie de la piel.

Se aplica una capa de cera derretida en la piel y se espera a que endurezca. Luego se saca con un tirón rápidamente en dirección opuesta al crecimiento del pelo, sacando el vello desde la raíz.

Como consejo es una buena idea hacer una prueba preliminar en una pequeña zona de la piel para descartar cualquier tipo de reacción alérgica o irritación.

También existen las ceras frías, que tienen una consistencia blanda a temperatura ambiente, y que permiten al usuario saltar los pasos de derretir y endurecer la cera.

Este tratamiento tiene su antecesor en la depilación con azúcar. Se coloca sobre la piel una mezcla caliente de azúcar, a veces cubierta con un pedazo de tela, y luego se arranca para remover el pelo.

Estos tratamientos que involucran el uso de sustancias calientes y de remoción del vello a través de fuertes tirones suelen ser dolorosos al principio, ya que es una nueva sensación. Sin embargo, este dolor suele desaparecer rápidamente y es cada vez menos con tratamientos regulares, ya que cada vez se quita menos pelo. Es necesario tener en cuenta que la cafeína, la menstruación y el embarazo aumentan la sensibilidad de la piel.

Para obtener una depilación óptima, se debe dejar crecer el pelo alrededor de tres semanas. Si está muy corto, la cera no lo removerá. Si está muy largo, el pelo se quebrará y el tratamiento será más doloroso. El pelo generalmente vuelve a crecer varias semanas luego del tratamiento. Para mejores resultados, la depilación con cera debería repetirse cada cuatro u ocho semanas.

Generalmente, el pelo crece en menor cantidad luego de tratamientos regulares, ya que la depilación con cera extrae el vello desde la raíz. El nuevo pelo que crece es suave y con una punta fina.

Estos tratamientos no deberían ser usados por personas con diabetes y problemas circulatorios, ni aplicados sobre varices, lunares o verrugas. Tampoco debería usarse cera ni en las pestañas, ni en la nariz, ni en las orejas, ni en los pezones, ni en las zonas genitales o piel irritada, cortada o bronceada. No es apropiada para aquellos que están bajo tratamiento con medicamentos en crema que suplanten la Vitamina A o combatan el acné, o para quienes sufren condiciones especiales en la piel.

Hay ciertos pelos que crecen debajo de la piel luego de la depilación con cera, causando una leve irritación. En esos casos, es bueno exfoliar la piel, e incluso pasar hielo por la zona irritada para que el pelo salga a la superficie, y removerlo suavemente con una pinza desinfectada.

Luego de la depilación con cera, es recomendable evitar la exposición al sol, el vapor, el agua caliente, el desodorante y el fregado por 12 horas. Es normal que la zona depilada esté colorada, que aparezcan pequeños puntitos o golpes, y deberían desaparecer a las pocas horas. Se puede aplicar una toalla húmeda y tibia sobre la piel, especialmente en la línea de la pelvis, labio superior o zonas con irritación persistente. Aplicar protector solar en las áreas que serán expuestas al sol luego de la depilación con cera.

La depilación con cera puede practicarse fácilmente en casa, con kits especialmente preparados en venta en farmacias y almacenes.