Depilación con azúcar

La depilación con azúcar es probablemente uno de los métodos de depilación menos populares que hay entre los sistemas de depilación caseros. A pesar de ser uno de los métodos menos conocidos es sumamente práctico y muy efectivo. Por otra parte, es uno de los métodos más naturales que existen. Este sistema tuvo su origen en el Antiguo Egipto pero, aun en el siglo XXI, se mantiene en plena vigencia.

El sistema de depilación con azúcar tiene algunas características en común con la depilación con cera. Como ocurre con la cera depilatoria, al utilizar la depilación con azúcar estaremos empleando tiras de una pasta que serán posteriormente removidas.

Para hacer la pasta que se utiliza en la depilación con azúcar necesitaremos dos tazas de azúcar, un cuarto taza de jugo de limón y un cuarto taza de agua. Incorporaremos todos estos ingredientes en una cacerola que llevaremos a hervir al fuego medio-alto, revolviéndola a menudo. A continuación bajaremos el fuego al mínimo y seguiremos revolviendo la mezcla durante otros 25 minutos, hasta que tome un color ámbar. Por último llevaremos la mezcla a un pote y lo enfriaremos durante 15 minutos más, hasta que la mezcla se solidifique.

La pasta de depilación con azúcar debe ser utilizada en frío. Después de colocar una cantidad sobre nuestros dedos la esparciremos sobre la piel y presionaremos levemente para que se adhiera a la superficie. Finalmente quitaremos las tiras como si fueran tiras de cera depilatoria.

La depilación con azúcar, además de ser muy efectiva y casi indolora, deja una suave fragancia a limón y azúcar. Este sistema puede ser empleado para la depilación de piernas, brazos, cejas, rostro, espalda y axilas.