La depilación

La necesidad de eliminar el vello no deseado de distintas zonas del cuerpo es una práctica ancestral que acompaña a hombres y mujeres desde los inicios de la humanidad. Esta necesidad que venía por razones de seguridad y de supervivencia en los primeros tiempos, más tarde ha llegado por motivos de higiene y estética. La realidad es que la depilación nos acompaña desde siempre.

Durante los últimos cien años, los sistemas de depilación han evolucionado a un rimto vertiginoso. Actualmente, hombres y mujeres tienen a su disposición una enorme cantidad de métodos y sistemas que se adecuan a distintas zonas de su cuerpo y a cada bolsillo. Estos métodos de depilación pueden dividirse en dos categorías: los sistemas de depilación definitiva (o permanente) y los sistemas de depilación temporal. Cada sistema cuenta con ventajas y con desventajas.

Los sistemas de depilación definitiva, tal y como indica su nombre, ofrecen un alto índice de efectividad en la eliminación del vello indeseado. Según el método escogido, los resultados serán permanentes o semi-permanentes. Las alternativas disponibles son las siguientes:

  • Depilación por electrólisis: Consiste en la introducción de micro cánulas en cada uno de los folículos pilosos para su posterior estimulación y eliminación por medio de ondas de radio o de elementos químicos. Es uno de los métodos permanentes.
  • Depilación láser y fotodepilación: Se trata de la destrucción de los folículos (fuentes de crecimiento del pelo) que están en la etapa activa de su crecimiento. Es un sistema semi-permanente.

En depilación temporal, las opciones son muchas más:

  • Depilación con cera: Este sistema de depilación es uno de los métodos más difundidos. Hay dos tipos de cera depilatorias, las ceras frías y las ceras calientes. Ambos tipos ofrecen muy buenos resultados y sus resultados se pueden ver de 3 a 4 semanas.
  • Depiladoras eléctricas: Es un método bastante efectivo pero debe ser utilizado de manera frecuente. En algunos casos puede producir irritación.
  • Depilación con crema: es un método mediante el cual el pelo es desintegrado en forma química. Los resultados duran entre 4 días y una semana.
  • Depilación masculina: la depilación masculina creció notablemente en los últimos años, ya que son cada vez más los hombres que visitan centros de estética con el objetivo de depilar su pecho, espalda, nuca o incluso, su zona genital o pelvis.
  • Depilación con azúcar: No es uno de los métodos más popular pero ofrece excelentes resultados. Es práctico y económico. Este sistema está basado en la tradición de depilación del Antiguo Egipto.
  • Depilación con hilo (roscado): Este es uno de los sistemas más empleados en la India y en el Medio Oriente. Elimina cada uno de los vellos por medio de un sistema de roscado con hilos de algodón.
  • Pinzas de depilar: Es un sistema práctico y rápido, pero solo resulta efectivo para la depilación de zonas pequeñas, como por ejemplo el rostro.
  • Afeitado con cuchilla: el método más simple, seguro y barato de depilación. Elegido por los hombres para quitar el vello del rostro, y por las mujeres para depilar axilas, pubis y piernas. Las mujeres se rehúsan a utilizarlo en la cara por las connotaciones másculinas.

En las páginas que forman esta página web tendrás la oportunidad de conocer cuáles son los métodos de depilación recomendados y los no recomendados para cada una de las zonas del cuerpo, como por ejemplo la depilación de piernas, axilas, cara, espalda, pubis, brazos, barba y bigotes, espalda, cejas, ingles y depilación facial, con detalles explicativos. En algunos casos encontrarás indicaciones para la aplicación casera de alguno de los métodos comentados, mientras que en otros hallarás trucos y consejos para sacar el máximo provecho posible a tus sesiones de depilación.